Se encuentra usted aquí

Día 15. Gratitud hacia el deporte

Imagen de Silvia Macip
Enviado por Silvia Macip en Mar, 27/12/2016 - 19:10

Día 15 de 21 días de práctica (ir a la bitácora de todos los días (bitacora de todos los días)

Hoy os compartimos la experiencia de gratitud de nuestra querida alumna en Argentina: Natalia Magallanes, quien nos cuenta lo que ha aportado a su vida el deporte.

Lunes, 26 de diciembre

Día lluvioso de verano,  de esos que favorecen la ocasión para echarse un rato a descansar, con alguna manta liviana ya que el aire está fresco y el cuerpo agradecerá algún abrigo

Es día de entrenamiento, pero luego de haber terminado el torneo anual,  la frecuencia de asistencia ya no es la misma, las fechas tampoco acompañan para que ésta se mantenga, pero el equipo es numeroso, y el compromiso y la complicidad se hacen presentes ante la propuesta: “¿Vamos a entrenar? “

La cita es a las 19:30 hs. Las gotas de la lluvia comienzan a incrementar su velocidad y su tamaño, y la temperatura desciende. Con un par de abrigos comenzamos la hazaña, las ganas por hacer actividad física no dan lugar a otra opción.

La respiración incrementa su velocidad, los latidos del corazón se aceleran, éste se pone a trabajar arduamente para llevar sangre a todos los músculos necesarios para que el cuerpo se ponga en acción y facilitar su movimiento. La sensación de calor no tarda en llegar, al comienzo en las piernas,  los brazos, y luego en todo el cuerpo. Ya los abrigos están de más. Se siente el aire frío y seco ante cada inhalación y su humedad en la exhalación. También se sienten la brisa fresca y  las gotas de lluvia en el rostro y una sensación de bienestar en todo el cuerpo.

El cielo nublado, las calles con alto tráfico, las  pocas personas que transitan por la ciclovía son parte  del escenario que nos acompañan.

Las palabras también se hacen presente, compartir acerca de lo que estamos viviendo, de lo que estamos sintiendo y por momentos trayendo a la mente lo vivido durante el año y planificando actividades para el próximo que comienza.

La vuelta llega a su fin y es entonces cuando el estiramiento muscular tiene su lugar, para evitar dolencias durante días siguientes. Las piernas cobraron tanta vida, que parece quisieran seguir andando sin importarles que forman parte de un cuerpo…Instantes de particular deleite al sentir como se estiran y se relajan los músculos.   

Y es en este momento cuando una sensación de bienestar te invade el pecho, las endorfinas que ha liberado el cuerpo no tardan en surtir su efecto, el estado anímico ha cambiado, y permite dibujar una sonrisa en el rostro. Así que no queda más que agradecer por la posibilidad de haber vivido tan grata experiencia!

Gracias por la posibilidad de hacer actividad física y practicar un deporte:

Porque me permite sentir mi cuerpo,  estar en comunión con él,  me hace sentir viva y me da bienestar y felicidad.  

Porque me permite estar y disfrutar del contacto con la naturaleza al escalar un cerro o simplemente trotar por un parque.

Porque me permite compartir con otras personas, también formar parte de un equipo y lo que es más importante sentirme parte de él, tanto dentro como  fuera de una cancha.

Porque me permite vivir las más ricas experiencias, como sentir el aliento de una compañera en un partido,  su llamado telefónico cuando no vas a entrenar, compartir una gaseosa al finalizar el entrenamiento; sentir la adrenalina que te empuja a alcanzar un objetivo personal y grupal; viajar para un torneo, conocer y compartir con otros equipos de diferentes clubes.

Porque me permite experimentar las más variadas emociones, esas que son tan difíciles de expresar en palabras porque son todas sensaciones corporales…como la felicidad de un abrazo al festejar un gol, el llanto por la bronca ante una derrota, la alegría de compartir risas durante los entrenamientos,  el esfuerzo y el empeño por superarse,  la pasión por jugar al hockey y  sentir que ésta es compartida, lo que la potencia aún más.

Son muchas las razones por las que agradecer la posibilidad de practicar un deporte y hacer actividad física; como aquello que lo hace posible, por lo que me siento, así también,  muy agradecida a la salud, el cuerpo, y en especial  a mis padres que me facilitaron y ayudaron en la adquisición y amor por este hábito tan saludable.


¿Qué tiene el deporte más allá de los beneficios físicos y psicológicos?



 

gratitud

Temas relacionados: